sábado, 5 de enero de 2008

Ballena Azul,


Balaenoptera musculus
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación, búsqueda
?Rorcual azul


Estado de conservación

Clasificación científica
Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Mammalia

Orden: Cetacea

Suborden: Mysticeti

Familia: Balaenoptiidae

Género: Balaenoptera

Especie: B. musculus


Nombre binomial
Balaenoptera musculus
(Linneo, 1758)


Hábitat
La ballena azul (Balaenoptera musculus) es el mayor animal sobre el planeta Tierra. En algunos ejemplares se han encontrado longitudes de 33 m y pesos de 190 t, con tamaños ligeramente superiores en las hembras que en los machos.

Los ejemplares de gran tamaño, observados en los años 1930, no han sobrevivido a la caza del hombre. En la actualidad los ejemplares supervivientes alcanzan tamaños más reducidos, de unos 25 metros.
Actualmente (diciembre de 2005) una de las áreas con mayor población de ballenas azules es la zona en torno a las Islas del Atlántico Sur.

La subespecie que puede encontrarse en las costas canarias y peninsulares ibéricas es la Balaenoptera musculus musculus. Es fácil confundirla con otra ballena, el rorcual común, de dimensiones y morfología parecida, pero de un color de piel gris oscuro o negro.

Tabla de contenidos [ocultar]
1 Taxonomía
2 Alimentación
3 Anatomía
4 Características ecológicas
5 Peligro de extinción
6 Referencia
7 Enlaces externos



Taxonomía [editar]Este animal pertenece al orden de los cetáceos y al grupo de los desdentados (Misticetos) que son filtradores.

El nombre de la especie, musculus significa "ratoncito" en latín. Fue escogido por Linneo como broma acerca del tamaño de este animal.

Esta especie es la más grande que ha existido en la historia del planeta, pero en el año 2001 fue descubierto en México el esqueleto de un animal extinto llamado Lío- Pleurodonte, el cual era un adolecente en plena etapa y media 18 metros si se hacen cálculos este en su edad adulta podía medir hasta 30 metros lo cual dictaría que este inmenso reptil de la época del cretácico fue el animal más colosal y este el carnívoro más gigante y mortífero de la tierra.


Alimentación [editar]Se alimenta de krill, pequeño organismo planctónico semejante al camarón y algunos peces pequeños, para ello poseen varios cientos de placas córneas, hechas de ballina o baleen que se denominan "barbas de ballena", a través de las cuales filtran el agua del mar y obtienen su alimento que queda atrapado entre estas barbas.


Anatomía [editar]Su vientre muchas veces tiene un color grisáceo o amarillento debido a la presencia de diatomeas (algas) que se adhieren a él.

Su parte superior y laterales varían de color desde el azul al gris azulado. Su cabeza es muy alargada y fina (aproximadamenta damente un tercio de la longitud total del animal), más en su parte superior, con presencia de rayas longitudinales en la garganta. Es el balénido con barbas más largas en su boca (50 cm de ancho por 100 de longitud). Al no tener dientes es un misticeto. Las barbas cuelgan de la mandíbula superior y sirven para filtrar los crustáceos del agua.

En la parte superior de la cabeza cuentan con dos orificios, llamados aventadores, que les sirven para respirar. Con frecuencia expulsan aire y agua por los aventadores provocando columnas de agua vaporizada de hasta 9 metros de altura.

Este animal puede llegar a tener un corazón tan grande como un automóvil pequeño, su lengua es tan grande como un elefante adulto y su cerebro pesa cuatro veces más que del humano mostrando signos de gran inteligencia.

La identificación de los ejemplares se hace muchas veces por catalogación de fotografías de sus aletas dorsales, que son proporcionalmente pequeñas, y diferentes en cada individuo.

Su ritmo cardíaco en momentos de esfuerzo es de tan sólo 18 a 20 pulsaciones/min, en contraste con las 120 normales en los humanos en parecidas circunstancias. En los segmentos más anchos de las arterias de una ballena azul una persona alta podría permanecer de pie (1,80 m de diámetro).


Tamaño de la Ballena Azul respecto a una persona.

Características ecológicas [editar]Las ballenas azules pasan unos ocho meses del año en aguas del antártico, ahí encuentran abundancia de krill y durante los meses de invierno migran hacia aguas más cálidas en donde dan a luz a sus crías.

Las ballenas azules viven hasta 90 años en buenas condiciones. Sin embargo debido a su caza la media de edad es de 25 años.

Según algunos estudios, los cantos de una ballena azul podrían ser escuchados y entendidos por otros individuos a una distancia de 4.000 km, sin embargo el aumento del ruido en el mar provocado por las actividades humanas y sus motores merman esta capacidad.

Su tasa de natalidad es muy baja ya que tardan alrededor de 10 años desarrollarse hasta la madurez y sólo tienen una cría cada año.


Peligro de extinción [editar]En la actualidad los expertos calculan que sólo quedan unos 1.000 ejemplares, la especie ha sido cazada casi hasta la extinción para obtener sus huesos, aceite y carne.

El mayor depredador de las ballenas es, sin duda, el hombre. Como con otras tantas especies, no hemos sabido parar a tiempo y hemos llegado a extinguirlas casi por completo, provocando de esta manera otra masacre de la que no podemos sentirnos orgullosos precisamente.

Gracias a muchos científicos y a otras asociaciones desinteresadas, las medidas de protección adoptadas por la Comisión Ballenera Internacional (de la que forman parte más de 50 países balleneros) permiten el mantenimiento e incluso el desarrollo de ciertas poblaciones de rorcuales

Su propósito no es tanto el proteger a las ballenas, sino asegurarse el futuro negocio a largo plazo, pero este es un primer paso en la conservación de este animal.

A partir de un acuerdo hecho hace ya años, las capturas fueron disminuyendo, más que por las leyes, por la desaparición de estos animales. Solo en 1960 se mataron más de 60.000 ejemplares.

Quizás la suerte de las ballenas esté en la industria química, que va sintetizando los productos que, hasta ahora, se elaboraban a partir de las ballenas.

Otro de los factores que colaboraron a esta conservación fue que en 1975, la propia C.B.I., presionada por las cada vez más numerosas asociaciones mundiales de carácter ecológico, dejó de ser un club de balleneros para pasar a ser una genuina asociación ecologista.

No fue hasta 1986 en que la propia C.B.I. aprobó la prohibición internacional de comercializar los productos derivados de estos animales. Por desgracia, no todos los países aceptaron esta decisión, Noruega, Islandia, Corea y Japón han ido poniendo excusas con el fin de seguir matando ballenas. Noruega y Japón matan de 600 a 650 ballenas cada año "con fines científi